fbpx
Consejos para evitar subir de peso en las fiestas

Consejos para evitar subir de peso en las fiestas

Ya sea que quieras bajar de peso o mantener tu peso actual, la temporada de fiestas resulta ser un gran reto. En Norteamérica, el Día de Acción de Gracias inaugura oficialmente la Temporada Festiva y, junto con ésta, más de un mes de comida deliciosa, brindis, y algunas libras de más. Afortunadamente, existen algunas maneras que pueden ayudarte a evitar subir de peso durante las fiestas y no perder el control – ni tu figura – en el proceso.

Si vas a ganar este año, que no sean libras

Según un estudio llevado a cabo por el Calorie Control Council, los norteamericanos consumen más de 4,500 calorías de grasa, entre los tradicionales tentempiés y platillos festivos, y suben en promedio una libra durante las fiestas. Esto en realidad no parece demasiado peso, al menos que cada año ganemos – y ya no perdamos – esa libra extra.

Por si fuera poco, durante las fiestas, la mayoría dejamos de comer nuestros alimentos habituales; después de todo, sólo una vez al año podemos comer las especialidades de mamá. De hecho, varias investigaciones han demostrado que durante las fiestas ni siquiera nos damos cuenta de la cantidad de alimentos que comemos, como si la comida festiva no pudiera hacernos subir de peso. Eso nos hace perder el control de cuánto comemos o bebemos.

Algunos consejos para evitar subir de peso en las fiestas

Como estamos seguros de que no vas a quedarte en casa durante estas fiestas, aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán a evitar subir de peso en esta temporada y disfrutar sin dañar tu salud.

  • Mantente emocionalmente en forma: Si comes para alimentar tu cuerpo en lugar de comer para lidiar con tus emociones, te será mucho más fácil parar de comer cuando ya estés satisfech@ e incluso decir “no” a la comida poco sana.
  • Mantente activ@: Aun cuando los días de invierno nos llaman hibernar, ¡sal de tu casa u oficina! Puedes dar un paseo durante tu descanso, hacer tus compras a pie, practicar algún deporte que disfrutes y bailar cuando haya oportunidad … Estar activ@ te permitirá mantenerte en forma y no tener tantos antojos.
  • Bebe con moderación: Las bebidas alcohólicas, además de contener muchísimas calorías vacías, nos hacen perder la cuenta de lo que comemos, por lo que comemos en exceso sin darnos cuenta. Cambia el alcohol por agua natural si es posible, o consume bebidas bajas en calorías.
  • No llegues con el estómago vacío: Come un refrigerio saludable antes de salir de casa; así no sentirás tanta hambre y habrás comido algo que le hará bien a tu cuerpo. Además, cuando nos saltamos alguna comida solemos comer en exceso, lo que nos hace ganar peso.
  • Sírvete porciones más pequeñas: Cuando las porciones de nuestro plato son más pequeñas, también comemos en menor cantidad. Si te sirven, pide que porciones más pequeñas de alimentos ricos en grasas y azúcares.
  • Evita tener a la mano golosinas navideñas: Evita tener sobre tu escritorio o barra de cocina boles con dulces o chocolates. Si tienes que hacerlo, mantenlo fuera de tu alcance, así te será más difícil tomar uno tras otro.
  • Ten cuidado con las sobras: Si vas a dar una fiesta, seguro te quedarán muchas sobras que podrías comerte. Si se las das a alguien menos afortunado, te evitarás la tentación y además estarás ayudando a alguien más.
  • Si necesitas apoyo, búscalo: A algun@s nos resulta casi imposible controlar nuestras ganas de darnos un atracón durante las fiestas, así que terminamos con algunas libras de más y un gran sentimiento de culpa. Tener la ayuda de un profesional nos ayudará a controlarnos más fácilmente y, de paso, a aprender a llevar un estilo de vida más saludable.

Como puedes ver, mantener un peso estable y saludable durante las fiestas puede no ser tan difícil como parece. Es sólo cuestión de decisión y fuerza de voluntad, así que #YaDecídete.

El resultado final no sólo será que estés más delgad@, sino que seas más feliz: Una temporada que realmente esté llena de paz y felicidad.

El poder de un “Gracias”

El poder de un “Gracias”

“Gracias” es una de las primeras palabras que aprendemos cuando niñ@s; sin embargo, la gratitud es un valor subestimado en un mundo en el que ya no tenemos tiempo para nada. Así, la gratitud se ha convertido en una mera forma de cortesía: estamos demasiado acostumbrados a decir gracias de forma automática, sin mucho entusiasmo, y sin realmente sentirlo.

Pero ¿si decir gracias nos pudiera traer muchos más beneficios que sólo ser amable? Aquí te vamos a explicar cómo el decir gracias puede mejorar tu vida.

Expresa gratitud todos los días

Adoptar la gratitud como algo cotidiano suena más fácil que ponerlo en práctica. El mejor consejo es “cultivar” la gratitud. Esto es, poner atención a lo que pasa en nuestras vidas, día con día, y que nos trae cosas buenas: alguien que nos cede su lugar en el autobús, quien nos sonríe en la calle o nos detiene la puerta al entrar al supermercado… todos esos pequeños gestos que nos suelen pasar inadvertidos y que olvidamos casi al instante.

Cuando damos las gracias nos sentimos mucho mejor porque estamos concientizando lo que nos hace felices. Entramos así en un círculo virtuoso: sentirnos más felices nos ayuda a tener la energía necesaria para llevar a cabo nuestras diferentes tareas, ya sea que sea cuidar de aquellos que amamos o incluso cambiar el mundo.

Se trata de enfocarse en lo positivo y no en lo negativo.

La gratitud puede cambiar nuestra vida y mejorar nuestra salud

Durante los 1990s, Masaru Emoto, autor del bestseller Mensajes del agua, llevó a cabo una serie de experimentos para estudiar los efectos físicos que tienen las palabras, las oraciones, la música y el medio ambiente sobre la estructura cristalina del agua. Lo que descubrió es que el agua guarda memoria de la información que obtiene de su medio ambiente.

El investigador japonés cubrió con papel botellas de agua congelada y escribió diferentes palabras sobre ellas, tanto negativas como positivas. 24 horas después descubrió que la forma de los cristales de hielo que se habían formado estaba directamente relacionada con las palabras que se había escrito sobre ellas, así como con la intención que se le había puesto: mientras que los cristales etiquetados con palabras positivas eran bellos y perfectos, los cristales de aquellos etiquetados con palabras negativas estaban desfigurados.

De todos estos experimentos, Emoto descubrió que los cristales de agua más hermosos y perfectos eran aquellos etiquetados con las palabras: “Amor y Gratitud”.

De acuerdo con este investigador: “el amor y la gratitud representan los principios fundamentales de la ley de la naturaleza y los fenómenos de la vida”, y por ello forman esos cristales de agua tan bellos y perfectamente simétricos.

Ahora bien, si tomamos en cuenta que el cuerpo humano promedio está conformado por 60% de agua, ¡imaginen qué tan fuertes pueden ser las implicaciones que las palabras y los pensamientos pueden tener sobre nuestra salud y bienestar!

Llenemos la tierra con amor y gratitud

La ciencia ha comprobado que la ha comprobado que la gratitud nos ayuda a valorar nuestro entorno y también beneficia nuestra salud, tanto física como mental. Ver el lado bueno de las cosas es la mejor forma de ver las buenas cosas de la vida, y por consecuencia, de deshacernos del estrés y la ansiedad que nos producen ciertas situaciones.

Cuando se le pregunto a Masaru Emoto acerca de cómo puede usarse la naturaleza responsiva del agua a las emociones humanas para curar a la humanidad y al planeta, su consejo fue el siguiente: “Dejen que sus acciones se basen los pensamientos de amor y gratitud. El amor es una energía dadora y la gratitud una energía receptora. Si siempre tienes estas dos palabras en la mente y tus acciones se basan en estos conceptos, tú podrás dar a la gente energía positiva naturalmente”.

Lo mejor es que no tenemos que esperar una fecha en especial para dar las gracias, aunque sin duda hay días en los que bien vale la pena hacerlo. Por eso, los que formamos parte de Forma Vital te damos las gracias por la confianza y por darnos la oportunidad de formar parte de tu proceso para lograr una mejor calidad de vida. ¡Muchas gracias!

La importancia del cardio y sus beneficios

La importancia del cardio y sus beneficios

A todos nos han dicho que es bueno hacer “cardio” con regularidad. Pero ¿qué quiere decir eso? Aquí te vamos a decir qué es y porqué es necesario para nuestra salud.

¿Qué es el cardio?

Los ejercicios cardiovasculares, mejor conocidos como cardio, son aquellos ejercicios que mejoran nuestra resistencia e incrementan nuestro ritmo cardiaco y nuestra respiración. La idea es esforzarnos hasta casi perder el aliento. De hecho, una buena sesión de cardio es exitosa cuando, en plena acción, no podemos pronunciar más de 5 o 6 palabras. Si podemos hablar normalmente, no estamos trabajando lo suficiente.

El cardio aumenta nuestro ritmo cardiorrespiratorio, así que quemamos más calorías rápidamente al tiempo que mejoramos nuestro metabolismo y se fortalece nuestro corazón y pulmones. Por si fuera poco, también disminuye el nivel de hormonas del estrés, y gracias a que liberamos endorfinas, nos ayuda a sentirnos más felices.

Hay un sinnúmero de ejercicios de cardio: caminata, jogging, aerobics, ciclismo, correr, natación, remo, etc. ¿Qué cuál es la mejor? ¡La que tú más disfrutes! Si eliges una actividad que goces de verdad, te sentirás mucho más motivad@ y serás más constante.

Algunos beneficios del cardio

Hacer cardio regularmente traerá muchos beneficios para tu salud, aquí te dejamos los más importantes:

  1. Aumenta tu nivel de energía y tu resistencia física.
  2. Te ayuda a bajar de peso. El cardio ayuda a quemar muchas calorías y acelera nuestro metabolismo.
  3. Disminuye la grasa corporal. El cardio mejora nuestro Índice de Masa Corporal (IMC) ya que disminuye la cantidad de grasa de nuestro cuerpo. Ejercitarnos regularmente nos ayudará a mantener la línea por más tiempo.
  4. Ayuda a controlar la presión arterial ya que mejora la circulación sanguínea de todo nuestro cuerpo.
  5. Refuerza el sistema inmunológico. Al aumentar el ritmo cardíaco los vasos sanguíneos se dilatan permitiendo un mayor flujo de glóbulos blancos, los agentes encargados de luchar contras virus e infecciones.
  6. Ayuda a controlar los niveles de colesterol. El cardio ayuda a reducir el colesterol “malo” y aumenta el colesterol “bueno”.
  7. Mantiene estables los niveles de azúcar, ayudando así a prevenir la diabetes tipo 2.
  8. Ayuda a prevenir algunas enfermedades. El cardio ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, mantiene estables los niveles de colesterol, la hipertensión y la diabetes; además de que fortalece el corazón y los pulmones.

El cardio y la pérdida de peso

Como ya mencionamos, hacer cardio nos ayuda a quemar calorías rápidamente y acelerar nuestro metabolismo. Además, si acompañamos nuestra rutina de ejercicio con una buena alimentación, nuestra pérdida de peso será sostenida y muy difícilmente recuperaremos las libras que ya perdimos.

Para perder peso, lo ideal es que practiques una rutina de cardio 5 veces a la semana, y que la complementes con una alimentación balanceada. Recuerda que entre más constante seas, obtendrás mejores resultados en menos tiempo; sólo ten cuidado y no canses a tu cuerpo más de lo necesario. La regularidad es más importante que la cantidad, así que es mejor que te ejercites 5 veces a la semana por 30 minutos, que 150 minutos sólo 1 vez por semana.

Conforme aumente tu condición física también deberás aumentar la intensidad del cardio. Es importante que tú mism@ te impongas los desafíos para que las sesiones de entrenamiento te permitan mejorar y te mantengan motivad@. También es importante que varíes tu rutina de ejercicios de cardio para que no te aburras y para que no acostumbres a tu cuerpo a los mismos esfuerzos repetidos.

Estar en forma es sólo cuestión de voluntad y perseverancia, así que no dudes más, #YaDecídete.

Por qué necesitas un détox

Por qué necesitas un détox

Ya sea en el ambiente o en nuestra comida, nadie escapa a las sustancias que intoxican nuestro cuerpo. Nuestro organismo está expuesto a numerosos contaminantes: alcohol, nicotina, grasas saturadas, colorantes artificiales, conservadores, micropartículas (hidrocarburos, pesticidas, fertilizantes y otras sustancias químicas) … Una sobrecarga de estos desechos llamados “toxinas” ponen a nuestras células en peligro ya que aceleran su envejecimiento y debilitan nuestras defensas naturales.

Esta “contaminación interna” provoca ciertos síntomas: fatiga crónica, dolores de cabeza, insomnio, problemas digestivos o dermatológicos (granos, irritaciones, piel deslucida, alergias, etc.). De ahí la importancia de llevar una alimentación más sana “limpie” internamente y purifique nuestros órganos excretores (intestinos, hígado, riñones, piel, pulmones), que son los “filtros” encargados de eliminar los desechos y toxinas acumuladas.

Aquí es donde entra la desintoxicación o détox. Un détox es un programa elaborado por un profesional en nutrición, y aunque existen de muchos tipos, todos tienen un mismo fin: recuperar el equilibrio alimentario y el bienestar. La idea es “limpiar” nuestro cuerpo y mejorar su funcionamiento. A pesar de que la mayor parte del tiempo nuestro organismo es capaz de eliminar por sí solo las toxinas, durante un período de fuerte estrés, fatiga o de excesos, necesita ayuda y un détox puede ser un excelente empujón para lograrlo.

Por qué hacer un détox

En un principio, el détox es una práctica de salud, pero también un buen método para ayudarnos a bajar de peso, ya que gracias al détox se eliminan, junto con los desechos y las toxinas, el exceso de grasa de nuestro cuerpo. Así que no sólo perdemos algunas libras, sino que también algunas pulgadas.

Es importante recalcar que el principal objetivo del détox no es propiamente adelgazar. En realidad, perder algo de peso es un efecto secundario. El objetivo real de un détox es ayudar al organismo a eliminar de nuestro cuerpo todos los elementos indeseables – como la grasa corporal mala – pero, sobre todo, las toxinas. Entre las muchas ventajas del détox, están las siguientes:

  • Depura el aparato digestivo.
  • Reduce la ansiedad.
  • Aumenta la energía.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Aumenta la claridad mental.
  • Desintoxica el organismo.

El mejor momento para un détox

La frecuencia con que debemos hacer un détox depende del tipo de détox, pero, sobre todo, depende de la situación de cada persona. En todos los casos, lo mejor es hacerlo cuando no tengamos que realizar ninguna actividad física fuerte. En caso contrario, podríamos llegar a sentir mucho más pronto la urgencia de comer más, ponernos de mal humor e incluso, se nos puede bajar el azúcar. Puedes escoger un fin de semana, cuando no tengas ningún plan ni la necesidad de salir de casa. Así tendrás todo ese tiempo para que tu cuerpo repose y tu détox te dé mejores resultados.

Y no olvides…

Existe un buen número de prácticas altamente peligrosas que puedes encontrar en revistas o en internet y que se dicen son “détox”. Desafortunadamente, carecen de un buen sustento médico y nutricional, y te pueden traer más problemas que soluciones. Nuestro consejo es que busques la ayuda de un profesional que te ponga un plan détox sano y seguro.

Entre otras cosas, siempre ten en cuenta lo siguiente:

  • Toma suficiente agua, pero no demasiada. Aunque beber líquidos (agua natural, principalmente) es muy sano, beber demasiada también es perjudicial ya que eliminarás de tu organismo vitaminas, tus riñones no funcionarán correctamente, bajarán tus niveles de sodio, etc.
  • No utilices diuréticos. En general, los détox que usan medicamentos, son peligrosos. Los diuréticos no sólo te harán eliminar agua a través de la orina, sino también las vitaminas que tu cuerpo necesita. Además, pueden bajar tu presión arterial.
  • No utilices laxantes. Los laxantes aceleran el tránsito digestivo, pero no son suplementos alimenticios purificadores. No sólo pueden irritar tu colon, sino también provocarte diarreas y una malabsorción intestinal.
  • No ayunes. El ayuno desbalancea el metabolismo, sube la presión arterial y los niveles de colesterol. Un ayuno total (sin agua) puede provocar graves problemas de salud como deshidratación o problemas renales.
  • Haz actividad física. Un plan détox es una oportunidad maravillosa para poner en línea a nuestro cuerpo. Practicar alguna disciplina como el yoga, pilates o meditación también nos pueden ayudar en nuestro détox.

Ahora que conoces todos los beneficios de un programa détox, ¡es hora de que lo intentes! Aquí en Forma Vital, nuestros terapeutas pueden elaborar para ti un programa détox a la medida de tus objetivos y necesidades. No esperes más, #YaDecídete.

Coaching nutricional: Qué es y para qué sirve

Coaching nutricional: Qué es y para qué sirve

Aunque no lo creas, el más grande impedimento para bajar de peso solemos ser nosotr@s mismos. El tema del peso y la alimentación suele ser muy personal, así que está muy relacionado con otras cuestiones como la imagen que tenemos de nosotr@s mism@s, depresión, desórdenes alimenticios y adicciones.

Cuando tenemos una mala relación con la comida y no somos capaces de controlar nuestras emociones nos resulta muy difícil apegarnos a un plan nutricional o de actividad física que nos ayude a conseguir la figura que deseamos y a mantener el peso ideal.  Afortunadamente, existen profesionales que nos pueden brindar apoyo emocional y acompañarnos en nuestro proceso de pérdida de peso.

Coaching nutricional

El coaching nutricional es un proceso que nos ayuda a lograr un cambio saludable y sostenido desde nosotr@s mismos con la ayuda de un profesional, el coach nutricional. El papel del coach es ayudarnos a descubrir nuestras capacidades, y a mejorar o alcanzar objetivos específicos de nuestra vida.

Un coach nutricional nos ayuda a identificar las situaciones u obstáculos que nos impiden seguir un programa nutricional o bajar de peso. Una vez que identificamos el problema, el coach nos ayudará a equilibrar estos aspectos, a llevar un control de nuestra alimentación y actividad física al tiempo que cuida nuestro estado emocional durante las distintas etapas del proceso de pérdida de peso.

Cuál es el momento de buscar un coach nutricional

  • Conoces la teoría, pero no puedes ponerla en práctica: Sabes bien qué alimentos debes comer y cuáles no; que debes hacer ejercicio y cambiar tus hábitos, pero aun así no puedes hacerlo y siempre vuelves a lo mismo.
  • Siempre culpas a tu “falta de fuerza de voluntad”: Para bajar de peso, más que fuerza de voluntad, lo que necesitas es encontrar tu auténtica motivación. Un coach te ayudará a planear tus objetivos, ¿por qué quieres adelgazar? ¿Cómo quieres verte? ¿Qué quieres para ti?
  • Comes sin tener realmente hambre. Confundes el hambre física con la emocional. Las más de las veces, ni siquiera puedes recordar qué comiste durante el día.
  • Te la pasas procrastinando: Eres de los que siempre dicen “el lunes empiezo…”, “ahorita no puedo…”, y nunca llega el momento correcto.
  • Comes emocionalmente: No buscas las opciones que nutran tu cuerpo, sino que acudes a la comida para apaciguar tus emociones.

Si marcaste al menos tres de las anteriores, definitivamente te urge un coach nutricional para ayudarte con tu pérdida de peso. Aquí en Forma Vital contamos con un programa integral que combina guías alimenticias hechas a tu medida, junto con la asesoría personal de nuestros terapeutas, los cuales te acompañarán hasta alcanzar tus objetivos de pérdida de peso. ¡No lo dudes más! #YaDecídete.

 

Entre dietas y rebotes

Entre dietas y rebotes

Según la American Heart Association, menos del 20% de quienes pierden peso logran mantener el peso logrado, mientras que el resto (un impresionante 80%) suele recuperar las libras perdidas ¡en menos de 2 años! Por si fuera poco, estudios recientes han demostrado que existe una relación entre el efecto yo-yo y padecimientos como la presión arterial alta, diabetes, enfermedades cardíacas y depresión.

Porqué “rebotamos”

El “ciclo yo-yo” o “efecto rebote” es un ciclo de pérdida y recuperación sucesiva de peso corporal, usualmente como resultado de las “dietas milagro” que, como hemos visto, traen consigo más problemas que beneficios.

Cuando nos sometemos a una dieta muy restrictiva perdemos rápidamente masa muscular y grasa corporal. El problema es que, una vez que dejamos la dieta, sentimos mucha hambre y comemos desmesuradamente, lo que nos lleva otra vez a ganar peso, pero en su mayoría sólo de grasa. Esto cambia la proporción entre la grasa y músculos de nuestro cuerpo, indispensable para el buen funcionamiento de diversos sistemas del cuerpo, como la producción de hormonas.

La pérdida de grasa corporal reduce nuestra producción de leptina (hormona que emite la señal de saciedad), y aumentamos la de ghrelina (que nos dice cuándo tenemos hambre). Al estar a dieta nos parece normal tener hambre, así que los cambios en los niveles hormonales no nos afectan. El problema viene al dejar la dieta, ya que, según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine en 2011, los niveles permanecen alterados durante un año tras haber dejado la dieta. Estos cambios drásticos en los niveles hormonales nos provocan más hambre, lo que facilita recuperar el peso perdido.

Cómo evitar el rebote

Mantener el peso y la imagen que lograste puede parecer una tarea difícil al principio, pero si tomas en cuenta estos pequeños consejos, sin duda te resultará mucho más sencillo.

  • Elimina las calorías líquidas: A través de bebidas endulzadas, sodas, etc., consumimos, una gran cantidad de calorías sin siquiera darnos cuenta. Procura tomar agua simple, y no añadas azúcar a tu café o té.
  • Presta atención a lo que comes: No comas en situaciones de estrés ni frente al televisor. Cuando comemos estando nervios@s o distraíd@s lo hacemos en exceso, además de que solemos ingerir alimentos con gran número de calorías y pocos nutrientes.
  • Planifica tus comidas: Si sólo guardas en tu alacena comida saludable te será mucho más sencillo seguir tu régimen alimenticio. Antes de salir a algún restaurante o evento social, piensa en alguna estrategia para consumir únicamente la cantidad y calidad apropiada de alimentos (como comer en casa algo saludable y bajo en calorías antes del evento).
  • Suda al menos 1 hora al día: Ejercitarte te ayudará no sólo a quemar grasa, sino también a incrementar tu masa muscular y tu metabolismo.
  • Controla tu ansiedad: Si tienes un trabajo muy estresante o andas todo el día de arriba para abajo, muy seguramente produces más cortisol del debido, lo que no te ayuda a conservar tu peso. Te recomendamos buscar alguna actividad que te ayude a liberar las tensiones de tu vida diaria. Y recuerda que siempre que lo necesites puedes volver con nosotros por Auriculoterapia para estrés y/o ansiedad.
  • Come más nueces: Según un estudio de la Universidad de Harvard, quienes consumen al menos una onza al día de cacahuates o una mezcla de nueces mantienen un más peso saludable.
  • Sé amable contigo mism@: Es normal que te desanimes si empiezas a recuperar algunas libras. Si te es difícil conservar el peso logrado por ti mism@, platica con tu terapeuta. Aquí en Forma Vital tenemos un excelente programa de mantenimiento GRATIS que te ayudará a conservar el peso que tanto te ha costado. (Pregunta a tu terapeuta por los detalles)

Estar todo el tiempo a dieta no es una solución permanente. Para perder peso de manera segura y, sobre todo, mantener esa pérdida de peso, debemos hacer cambios sustanciales en nuestra forma de vida. No lo dudes más, #YaDecídete