fbpx

Los estudios muestran que 50% de los norteamericanos hacen una lista con sus Propósitos de Año Nuevo: bajar de peso, tomar menos alcohol y ahorrar más están en el top de estas listas. Sin embargo, sólo 12% de ell@s lograr cumplir sus metas. Por eso, aquí te vamos a dar algunas estrategias que te van a ayudar a alcanzar tus Propósitos de Año Nuevo.

Prepárate para alcanzar tus propósitos

No es nada fácil cambiar nuestros hábitos; de hecho, puede ser mucho más difícil de lo que imaginamos. Uno de los más grandes obstáculos es que no estamos verdaderamente preparad@s para cambiar nuestras vidas sólo porque cambiamos de año.

Si realmente quieres cumplir tus propósitos del próximo año, lo que necesitas es prepararte para ellos. Y aún si no hay planes infalibles, tod@s necesitamos un punto del cual partir. Aquí te dejamos algunas estrategias que te ayudarán a prepararte para alcanzar tus propósitos de Año Nuevo:

  • Comprométete cuando estés REALMENTE list@. Hay momentos que definitivamente son mejores que otros; es más fácil alcanzar nuestros objetivos cuando el contexto es favorable para que se den. Por ejemplo, si decides ponerte a dieta durante las fiestas, es muy probable que termines, o dejando la dieta, o muy frustrad@. Pero, si escoges una temporada en la que sepas que tendrás el tiempo de preparar tus propios alimentos ni demasiados compromisos sociales, tu dieta no se volverá una pesadilla, sino un éxito rotundo.
  • Prepárate para el éxito y para el fracaso. Dejar atrás los malos hábitos no es nada sencillo, y muy probablemente tengas recaídas. Pero si sabes por adelantado que esto puede pasar, puedes preparar un plan de contingencia. Una buena idea es comprometerte de nuevo un mes después de haber establecido tus metas y ver qué tanto éxito has tenido.
  • Ponte metas específicas y que puedas medir. No es muy efectivo decir: “Quiero perder peso”; pero si lo que dices es: “Para febrero voy a perder 4 libras”, puedes ir midiendo cómo progresas hasta tu meta final, y no dejarás tus propósitos al aire.
  • Empieza por las metas más fáciles de alcanzar: Cuando empezamos por las metas más pequeñas y que podemos lograr más fácilmente, éxitos que podemos ver en un par de semanas, nos sentimos mucho más motivados hasta para lograr más metas… y éxitos.
  • Fortalece tu fuerza de voluntad: Como Roy Baumester sugiere, nuestro suministro de fuerza de voluntad es limitado. Cada vez que adquirimos un nuevo comportamiento o dejamos uno usamos nuestro “suministro” de fuerza de voluntad. Si nos fijamos demasiadas metas, terminamos física y mentalmente exhaust@s. Pero si tratamos de alcanzarlas poco a poco, tenemos más oportunidades de tener éxito y, con ello, fortalecer nuestra fuerza de voluntad.
  • Construye tu resiliencia: Lo que no nos mata nos hace más fuertes, y también nos da la oportunidad de hacerle frente a la adversidad y sobreponernos a cualquier revés. Cuando somos resilientes, nos podemos caer y levantar de nuevo para así alcanzar nuestros sueños.
  • Recompénsate por tus logros. En vez de castigarte por no haber alcanzado tus logros, siéntete orgullos@ por los que sí has alcanzado. Empieza desde ya a pensar qué recompensa vas a darte. Sólo recuerda que tu premio debe ser algo significativo para ti y que te motive a seguir persiguiendo tus propósitos.

Los propósitos de Año Nuevo son una muy buena manera de sacar lo mejor de nosotr@s y mejorar nuestras vidas. Si este próximo año realmente deseas hacer cambios importantes en tu vida #YaDecídete, no hay mejor momento para empezar. Y por cierto, ¡Feliz Año Nuevo!